La Mirada hecha Pedazos Fotografía libre con software libre

Desfile militar en la Academia General del Aire

Que yo me haya percatado, han cambiado dos cosas entre este desfile militar y los que yo participé hace veinte años: ahora hay mujeres entre los militares y los que están allí firmes como estacas bajo los rayos del sol, no están obligados por nadie, son libres de irse, aunque pierdan el puesto de trabajo, pero pueden irse si quieren. No está mal, no son cambios pequeños.

 

Principalmente me fijé en detalles que me llamaron la atención. Tuve casi una hora para recrearme con los y las militares allí formados, hasta que un amable policía militar me mando sentar. Tengo que decir que disfruté haciendo fotografías de este desfile, me llovían las ideas y no me percaté de que todos estaban absolutamente firmes o quietecitos, menos yo con las dos cámaras metiendo el objetivo grande entre las filas de militares. Pido perdón si molesté, pero viendo el resultado de algunas imágenes creo que valió la pena

Exhibición aérea en la Academia General del Aire

Después de los honores y desfile militar, la Patrulla Águila hizo una exhibición aérea. Os aseguro que es mera casualidad que haya dispuesto de estas dos oportunidades de fotografiar una exhibición aérea, aunque tengo que admitir que en la primera las condiciones atmosféricas me acompañaron y los resultados me gustan más que esta última vez, donde hizo un sol de justicia y no había casi nubes que suavizaran la luz. Aquí os dejo una serie tanto de los juguetes como de la demostración.

Un Angel

Un momento fugaz de esos en los que el azar parece hacerte un guiño. Un segundo después todo desaparece y sólo queda la fotografía. A veces quedo fascinado pensando el mágico poder que tiene una cámara, capaz de detener la luz y el tiempo en una fotografía. Esta magia se hace más evidente cuanto más pasa el tiempo; a los pocos segundos de hacer la foto, todo a cambiado, la imagen es irrepetible, a los minutos ya no tienes presente ningún elemento de los que ves en la fotografía, días, semanas, meses, años, las personas cambian, las cosas también; cuanto más tiempo pasa más evidente es la magia del momento detenido, hasta llegar a la máxima expresión de esa magia cuando el motivo de tu fotografía desaparece o muere. Miras tu fotografía y ves algo o alguien que existió.

 

Paseo nocturno por Petrer II

Hoy me he dado otro paseo por la noche de Petrer y hacía un día de perros. Las cosas interesantes dentro de una ciudad suelen ocurrir con gente como partícipe, pero a las horas a las que salgo y la poca luz que hay en la noche cerrada me dificultan enormemente coger a más gente en las fotografía. Espero que os guste la serie ruidosa de esta noche. Recordar que seguimos admitiendo ruido como animal de compañía, aunque en esta ocasión he tenido más cuidado con la trepidación.

Paseo nocturno por Petrer

Desde hace un tiempo que sólo tengo tiempo libre para hacer fotos cuando Leyre duerme, concretamente desde que ha empezado su aprendizaje para andar, así que esta noche me he dado una vuelta por Petrer con cámara en mano. Pero esta vez no quería detenerme demasiado, así que como bien dice el título, he asumido que las imágenes tendrían ruido, no he utilizado la pantalla de la compacta, sino su visor óptico que recuerda a los de esas cámaras que disparabas y salía un payaso por delante. Al usar el visor también admitimos que vamos en un barco y que el horizonte, pues ya sabéis. Lo digo todo esto para los papistas. Es viernes por la noche concretamente casi la una de la madrugada, así que no hay gente por las calles, y después de la experiencia de los tipos del Golf tampoco me he querido acercar mucho a la que me iba encontrando. Os dejo unas pocas instantáneas de mi paseo:

Día de trabajo con arcoiris

El pasado viernes día 31 cuando iba de camino al trabajo me sorprendió ver el arco iris completo, hasta incluso se veían dos arco iris superpuestos. Estuve dudando si parar con el coche, porque la autovía Alicante-Murcia no invita a parar, además la cámara que llevaba era una compacta de 4MP la Nikon 4500 con más mili que el palo de la bandera, y no veía muy claro que resultado tendría.

Los lunes al sol

Una de las principales consecuencias de trabajar en una comunidad y vivir en otra, es precisamente que cuando en la que trabajas es festivo, tienes día libre en la que vives cuando todo el mundo está trabajando y al revés.

Uno de estos días, al pasar por un parque me llamó la atención con tristeza esta escena, en la que un lunes a las diez de la mañana, cada uno de los bancos de este parque estaba ocupado con hombres solitarios, con la vista perdida en direcciones diferentes, en silencio. Es una imagen muy triste y por eso he pasado a blanco y negro la fotografía.

Las ciudades tienen esta terrible paradoja, hay más gente y más probabilidades de encuentro entre personas, pero a pesar de esto hay gente que está sola, o tal vez su compañía sean los problemas, quien sabe...

Para hacer comentarios a esta entrada puedes usar el Foro de Fotolibre.

Publicaciones mas nuevas → Pagina de inicio ← Publicaciones mas antiguas