El pasado jueves 24 de abril asistí a una de las charlas sobre creatividad que Charly Rebel imparte en la sede del Grup Fotogràfic de Petrer. Habló brevemente sobre la necesidad de vaciar la mente como parte de los procesos cognitivos implicados en el acto fotográfico y sobre la creencia oriental de que existe una inteligencia colectiva por encima de la individual a la que se accede cuando, en este caso un fotógrafo, se introduce en el fluir de los acontecimientos que le rodean, alcanzando de este modo un "momento en blanco" en el que todo encaja, todo sale bien y fluye, tal y como lo hacía Cartier Bresson y como describe Bruce Lee, en su celebre frase:

"Vacía tu mente, sé amorfo, moldeable como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en taza, si pones agua en una botella, se convierte en botella". - Bruce Lee

Un "momento en blanco" implica una clase de unión entre intelecto y emoción “corazón-mente", para lo cual, es necesario que exista ausencia de juicios emocionales basados en la atracción o aversión, no hacer elecciones basadas en aceptaciones o rechazos emocionales, además, no dejarse llevar por pensamientos preconcebidos, juicios, esperanzas o miedos que pueden alejarnos de una respuesta adecuada durante el acto fotográfico (o la vida misma).

El fotógrafo se deja llevar por los pensamientos, deja que éstos surjan de manera libre y espontánea sin dejarse llevar totalmente por la previsualización de la fotografía, pero manteniendo el control mental necesario para elaborar los pasos técnicos necesarios que acerquen lo máximo posible la imagen fotografiada a la fotografía soñada. Hay que liberar la mente de ideas o sentimientos, manteniéndola totalmente abierta a la vivencia; actuar de forma instintiva, sin pensar, con la mente totalmente en blanco pero también totalmente consciente. En esas condiciones, se es capaz de anticiparse a los acontecimientos y responder adecuadamente en el momento de fotografiar.

"...Tenemos que entrenar para retener ambos conceptos, la previsualización y la anticipación técnica, en la mente de manera simultánea porque el primero aun no es un concepto. La naturaleza de la respuesta emocional intuitiva que buscamos es preconceptual y no verbal. Debemos sintonizar con ella, como si soñáramos despiertos, y dejarla fluir antes de despertar el control consciente para crear una metáfora fotográfica capaz de evocar una respuesta similar en otros." - Galen Rowell

Este proceso de creación fotográfica es responsable de la mayor parte de las "buenas" fotografías aquellas que emocionan que transmiten, sin embargo, yo no me obsesionaría con la necesidad de alcanzar este estado.  Cada uno tenemos que buscar la manera en la que nos resulta más sencillo llegar a nuestro "momento en blanco", no hay una forma de hacerlo válido para todas las personas y situaciones, pero una cosa sí es clara, la obsesión en su búsqueda nos impide vaciar la mente, y por tanto nos aleja de nuestro objetivo.

"...Te conviertes en cosas, te conviertes en una atmósfera, y si te conviertes en ella, lo que significa que la incorporas en tu interior, también puedes darle la espalda. Puedes poner este sentimiento en una imagen. Un pintor puede hacerlo. Y un músico puede hacerlo y creo que un fotógrafo puede hacer eso también y que yo lo llamaría el soñar con los ojos abiertos.” - Ernst Haas