En la entrada anterior intenté tratar la fotografía digital desde el punto de vista fotográfico y en este nuevo apartado intentaré cambiar ese punto de vista para hablar de la fotografía digital desde el prisma del software libre o propietario. Este giro al punto de vista es necesario para enmarcar este curso y sobretodo para poner luces en este controvertido tema de las herramientas de software para el tratamiento digital de imágenes.

Desde que empecé a utilizar exclusivamente software libre para el tratamiento de mis fotografías hace ya unos años, he ido probando las diferentes soluciones de software disponibles para resolver mis necesidades de tratamiento digital de imágenes con técnicas avanzadas, que me permitieran obtener resultados de la máxima calidad. Una por una, he descartado todas las alternativas y siempre he terminado volviendo a Gimp y UFraw, resignándome no poder aprovechar los 16Bits que se obtienen de los archivos RAW de mi cámara de forma directa.

Este esfuerzo de aprendizaje ha sido y es, especialmente difícil debido a comentarios de aficionados, profesionales y entendidos de fotografía que rechazaban de plano la utilización de Gimp, por no soportar el manejo de imágenes a 16bits, porque no tenía gestión de color (ahora sí desde la versión 2.4), por el entorno de ventanas, "infantil" según comentan algunos. Pero es la misma historia de siempre, buscan un Photoshop en Gimp, quieren que cada cosa esté como está en Photoshop, que haga lo mismo; pero esto difícilmente puede darse, porque estamos hablando de cosas diferentes, de dos programas diferentes, creados por personas diferentes, de costumbres diferentes y desde filosofías diferentes, se trata de software libre y software propietario. Incluso algunos de los comentarios que se pueden leer como crítica de Gimp, se habla con la misma exigencia que lo haría alguien que ha pagado por este programa; podría entenderlo si hubiesen pagado lo mismo que cuesta Photoshop.

Con este apartado no pretendo entrar en la improductiva discusión de qué programa es mejor que cual, por supuesto que Photoshop está a un nivel de desarrollo muy por encima de Gimp. Si no fuera así sería para reclamar indemnizaciones al monstruoso equipo de desarrolladores de Adobe, son muchos programadores y cobran bien lo que hacen.

Para poder responder a esta pregunta acabo de leer la licencia de Adobe Photosop CS3, y la de cualquier software libre que es la licencia GNU General Public Licence (pero en esta traducción no oficial)

GNU GPL

"Cuando hablamos de Software Libre, hablamos de libertad, no de precio. Nuestra licencia General Public License (GPL) está diseñada para asegurarle las libertades de distribuir cópias de Software Libre (y cobrar por ese servicio si quiere), asegurarle que recibirá el código fuente del programa o bien podrá conseguirlo si quiere, asegurarle que puede modificar el programa o modificar algunas de sus piezas para un nuevo programa y para garantizarle que puede hacer todas estas cosas."

El caso de la Licencia de Adobe, prefiero no citarla porque no sé si es legal hacerlo y no quiero problemas, pero básicamente está orientada justo a lo contrario que la de GNU GPL, a limitar las libertades de utilización del software, además de asegurar las propiedades intelectuales del mismo.

VENTAJAS DEL SOFTWARE LIBRE

  1. La que todo el mundo destaca, es económico; permitiendo a los fotógrafos(as) invertir en mejor ordenador o en más equipo fotográfico, además de no ser un lastre en el desarrollo o crecimiento económico en el caso de los profesionales.
  2. Libertad de uso y redistribución. Como se ha comentado anteriormente la licencia GNU GPL permite la instalación del software tantas veces y en tantas máquinas como el usuario desee, copiar, distribuir y modificar.
  3. Independencia tecnológica. Este punto no afectaría demasiado a los usuarios(as) de la fotografía, pero permitiría el desarrollo de nuevos programas usando como base los ya existentes, adecuando el resultado a las necesidades que se quieran cubrir. Este punto viene a eliminar los problemas de secretismo tecnológico que es un gran freno para el desarrollo de muchas aplicaciones y para el modelo mismo de la propiedad intelectual, pongo por ejemplo los archivos RAW.
  4. El software libre fomenta la práctica de la libre competencia al basarse en servicios y no en licencias. Por ejemplo, el modelo de software libre me permite ofrecer mi servicio de enseñanza con este curso sobre fotografía y software libre, y además permite que cualquiera pueda hacerlo igualmente en igualdad de condiciones.
  5. Soporte y compatibilidad a largo plazo. Esta es una ventaja importante del software libre frente al propietario. Y como ejemplo más cercano tenemos el último cambio de Gimp de su versión 2.2 a la 2.4, o los continuos desarrollos de UFraw; cada nuevo avance se basa en mantener lo que se había conseguido con el previo, todo lo que funcionaba antes, tiene que funcionar después. En el caso de software propietario, cuando se cubren las expectativas de ventas de un producto se abandona, en favor de un nuevo lanzamiento, de un producto que deja obsoleto el anterior y obliga a una actualización por parte de los clientes, a veces, no sólo de software, sino también de hardware.
  6. Los formatos de datos basados en estándares abiertos permiten una interoperatividad más alta entre sistemas, evitando incompatibilidades. Los estándares de facto empleados por el software propietario son válidos en ocasiones para lograr una alta interoperatividad si se omite el hecho que estos exigen el pago de royalties a terceros y por las razones de mercado expuestas en el anterior punto no interesa que se perpetúen mucho tiempo. (Véase OpenRAW)

VENTAJAS DEL SOFTWARE PROPIETARIO

  1. Soporte para todo tipo de hardware garantizada por la utilización del sistema operativo mayoritario " Windows", aunque hay que decir que dicho soporte por parte de los fabricantes se limita generalmente al sistema operativo actual. Las siguientes versiones de sistemas operativos no se suelen soportar, a fin de vender nuevos dispositivos.
  2. Mejor apariencia y cuidado en el acabado de la mayoría de aplicaciones: El software propietario, generalmente, da un mejor acabado a las aplicaciones en cuestiones, tanto de estética, como de usabilidad de la aplicación. Aunque el desarrollador de software propietario, gana dinero directamente con su producto y debe demostrar porqué su producto es una mejor opción.
  3. Las aplicaciones propietarias dominan el mercado, ganándose el interés de los fabricantes de hardware. Sin ir más lejos Photoshop es el software de tratamiento digital de imágenes número uno.
  4. El software propietario necesita una menor atención o formación técnica para su utilización: El mejor acabado de la mayoría de sistemas de software propietario y los estándares de facto actuales permiten una simplificación del tratamiento de dichos sistemas, dando acceso a su uso y administración, a usuarios menos especializados.
  5. Una de las ventajas más destacables del software propietario es la toma de decisiones centralizada que repercute en la unificación de productos, haciendo que no se desvíe de la idea principal y generando productos funcionales y altamente compatibles. Un ejemplo de esta carencia en el software libre la tenemos en la separación en dos proyectos diferentes de Gimp y Cinepaint, motivado por la toma de decisiones por un exceso de grupos y organismos descentralizados que trabajan en líneas paralelas y no llegan muchas veces a acuerdos entre ellos. Esto ocasiona que en algunas ocasiones haya un gran caos a programadores y usuarios finales que no saben que vías tomar.