Desde la reciente aparición de la fotografía digital de consumo, estamos asistiendo a una revolución sin precedentes en un mundo que había permanecido técnicamente casi invariable desde hacía más de 150 años. Una técnica tan antigua, tan introducida en nuestra historia y cultura, se ha visto desbordada por un aluvión de nuevos términos y técnicas que están más próximas a la informática que a la fotografía misma; pero que nos permiten ver nuestra imagen de forma instantánea o manipularla con el único límite de nuestra creatividad.

Como curiosidad, una consecuencia directa de esta revolución digital ha sido la aparición de nuevos/as fotógrafos/as de gran talento que eran aficionados a la informática antes que a la fotografía; y que han descubierto en esta nueva técnica, una forma de expresión artística que les viene como "anillo al dedo" y en la que se sienten muy bien. Este artículo va dirigido a esta nueva clase de aficionados a la fotografía creativa y al software libre.

undefined