undefined

Cuando un amante de la fotografía ha superado las primeras barreras técnicas que le presenta el medio y conoce su cámara, la técnica y además es capaz de resolver eficientemente la mayoría de situaciones que plantea cada fotografía; sólo queda hacer fotografías. Que nuestra obsesión sea hacer fotografías, desprenderse de los laberínticos entresijos de la técnica, para dejar paso a fotografías sinceras “paridas” directamente del sentir.

Sin embargo, pasa el tiempo y las fotografías se suceden, una tras otra; y en nuestro caminar pasamos por unos cuantos perfiles fotográficos (paisaje, retrato, ..) y muchas influencias de otros fotógrafos, para finalmente caer en la cuenta de que todas las fotografías que te importan tienen algo en común, cambia el contenido, las formas, el contraste ... pero todas las fotografías que te importan destilan el mismo sabor.